Otra vez digo: ¡Regocijaos!

Por Pastor Gerardo Aguilar

La misión redentora de Jesús, trae de parte de Dios bendiciones y beneficios para toda la raza humana. El propósito fundamental es la redención del hombre perdido y dominado por el pecado. El evangelio de Jesús sana al enfermo, libera al cautivo y da vista a los ciegos. Devuelve a toda persona renacida en Cristo su dignidad y propósito de vida.

Una bendición particular manifiesta desde el nacimiento de Jesús es el gozo expresado en la adoración celestial que entonaron ángeles esa noche en Belén. Lucas 2:14 dice: “Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad!” (NVI).

“El gozo es una marca distintiva del nacimiento, ministerio y obra de Jesús en esta tierra”. En nuestros días cuando un bebé llega a una familia todos alrededor se gozan con los nuevos padres; pero el nacimiento de Jesús fue especial. Lucas lo describió diciendo: “…ha nacido en la ciudad de David, un Salvador que es Cristo el Señor” (Lucas 2:11).

En Jesús, Dios se acerca al hombre de una manera única. Y el niño nacido ese día en Belén es el mismo Dios hecho Hombre que un día murió en el Calvario y cambió el llanto y el luto de mundo a esperanza y gozo eterno en Dios. La salvación en Cristo trae consigo gozo celestial dentro de un cuerpo terrenal. Es como un perfume especial dentro de un frasco casual. La misma presencia de Dios habita en vasos viles para que luego nos convierta en vasos de honra para Sí mismo.

Sin embargo, debes saber que hay algo que hace que nuestro gozo nos abandone casi de inmediato, y eso es el pecado. El Espíritu Santo no podrá vivir en una casa sucia y por consiguiente su Presencia solo habitará en el corazón contrito y humillado. Por ello debemos mantener nuestra vida en santidad y entregada al Señor y al gobierno de su Espíritu Santo. Y si es el caso de alejamiento espiritual, entonces debemos volver a Dios en arrepentimiento sincero.

Desafíos de la vida intentarán apagar el gozo de Dios en nuestra vida, pero nada podrá apagarlo. Somos vulnerables a la muerte fisica, a las emociones, decepciones y pesares, pero esto no significa que el gozo pueda ser vencido. La Biblia dice en Nehemías 8:10: “El gozo del Señor es nuestra fortaleza”. El gozo es una manifestación de la presencia de Dios en nuestra vida, y solo podremos mantener ese estado de fe triunfante en la medida que nos llenemos de Dios en el Espíritu Santo.

En esta época donde recordamos el nacimiento de Jesús, no podemos olvidar el gozo de los ángeles y de los pastores a quienes cantaron. “Los pastores regresaron glorificando y alabando a Dios por lo que habían visto y oído” (Lucas 2:20).

np44qjc

¿Y tú? ¿Qué has visto y oído? Si la Navidad significa “paz en la tierra a los que gozan de su buena voluntad”, escuchemos y obedezcamos la exhortación de Pablo en Filipenses 4:4 – “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!”

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 14 diciembre 2016 en Fe, La Misión, Otro, Santidad y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: