Más Testimonios de Transformación Durante Misión sin Límites

Por: Mitzi Villegas Carmona

En las semanas pasadas, hemos estado compartiendo de un evento impactante que se realizó durante Semana Santa 2021. Para muchos participantes Misión sin Límites https://transformaelmundo.com/2021/04/09/etapa-tres-de-mision-sin-limites-se-lleva-a-cabo-en-mesoamerica/ ha sido una oportunidad para escuchar la voz del Espíritu Santo de una manera más clara. Y esa oportunidad misionera “glocal” https://transformaelmundo.com/2020/10/20/que-es-ser-glocal/ fue el principio de vidas transformadas, tanto de personas que se encontraron con Dios y su salvación, como de misioneros voluntarios.

De esta transformación fueron testigos el equipo de Hatillo, San Lorenzo de Santiago, República Dominicana. “Los planes del Señor son más grandes que los nuestros,” aseguró Eduardo Ramírez, líder del equipo. “Habíamos preparado una agenda de actividades para realizar en la comunidad, pero mientras repartíamos raciones de comida a los necesitados nos encontramos con una comunidad haitiana que está dentro de la localidad. Esta comunidad estaba sedienta de escuchar la Palabra del Señor. Se acercaban a nosotros, no solo por lo que repartíamos sino porque tenían una necesidad espiritual. Por un momento sentí impotencia de no poder comunicarles las buenas nuevas en su idioma, pero en mi interior escuché una voz decirme: “tú trabajas con extranjeros y sabes qué hacer; habla, que yo te dirijo”. Entonces Dios proveyó un hombre dispuesto para ayudarme a traducir en criollo haitiano. Al instante estaba hablando de las grandezas del Señor y el traductor hacía y decía todo lo que el Señor colocaba en mi boca. Cuando hice el llamado casi todos reverenciaron y aceptaron al Señor Jesús. ¡Aleluya! Al terminar de compartir, todos corrieron a mí y como una avalancha me abrazaron dándome las gracias por llevar a Jesús a sus vidas.

El aprendizaje de vida fue: “Las personas no solo se acercan por hambre física, sino porque tienen necesidad de Dios. Y Dios no hace acepción de personas; el Reino de Dios es para todos. Levántate y predica, este es tu llamado”.

Gabriela Pérez, del equipo de Misión sin Límites en Rancho Arriba, República Dominicana, comparte que, como adolescente, ella se sentía confundida por cosas que había visto en redes sociales que ponían en duda su fe. Gaby reconoce que “por su amor intenso demuestra que Dios es más que solo un nombre, Él es nuestro Padre protector”. Misión sin Límites impactó su vida al ver cómo carteles escritos con mensajes tan sencillos como “Dios te ama” o “Sigue a Cristo” pueden ayudar a la gente a reconocer su necesidad de Dios y de su amor eterno. “Aprendí que la iglesia somos personas,” dice Gaby, “que mostramos ese apoyo constante por amor a Dios, al prójimo, como lo dice la biblia en Mateo 22:39.”

Aun cuando las fuerzas del enemigo muestren oposición, la voluntad del Señor para nuestras vidas permanece. Charina Popa Rosario cuenta que, al pedir permiso en el trabajo para servir en el sitio de Ciruelitos, Santiago, República Dominicana, le descontarían sueldo de toda una semana. Aun así ella se mantuvo dispuesta por la obra del Señor. Sin embargo, por nuevos rebrotes de COVID-19 en enero, la misión se cambió de fecha programada. Esta vez, al pedir permiso en su trabajo para la nueva fecha, no le descontarían de su sueldo. ¡Gloria a Dios!

Pero al llegar a la misión, recibió una llamada de su jefe solicitando su presencia en su trabajo. Ella se negó cuando reconoció que su fe estaba siendo probada y que necesitaba confiar en que Dios tenía el control. Todo se resolvió en su empleo, y en Misión sin Límites, una persona conoció a Cristo a través de ella. “Las cosas no fueron fáciles, pero puedo decir que él siempre es fiel a sus promesas y él espera más de nosotros”, dice Charina.

Finalmente, el impacto no solo fue sentido en la República Dominicana. A pesar de las restricciones gubernamentales y sanitarias, la Iglesia del Nazareno en Panamá tomó el desafío y decidió responder al llamado de Dios para la comunidad de Carrasquilla. Ada Luz Alvarado, de la Iglesia del Nazareno Puente del Rey, expresa el agradecimiento por la oportunidad de trabajar con el equipo de Misión sin Límites. Su corazón se ensanchó de felicidad por el amor y la bendición de compartir con los niños y llevarles el mensaje de Dios. Para Ada y su equipo, esta fue una nueva modalidad de compartir el evangelio, no solo de forma presencial sino también virtual. Ellos vivieron lo expresado en Deuteronomio 31:8 (NVI): “El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas, ni te desanimes”. ¡Realmente Dios es fiel cuidando a su iglesia!

Nuevamente podemos decir: ¡Dios es un Dios sin límites y nos lo demuestra a cada momento al servir en su obra!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: